Anatomía de un ataque de nervios Parte II: Como un fantasma

separator

Viviendo como un fantasma veo la vida pasando de largo, veo todo pero no puedo participar. Y como un fantasma, me veo a mí mismo y me pregunto ¿Quién soy?

Me dejo caer, lejos de la vida que una vez conocí. Caigo muy profundamente pero la verdad podré encontrar allí y volver a ser quien realmente quiero ser.

Como un fantasma, solo puedo congelar el tiempo. Es un sentimiento muy raro, verme y preguntarme ¿quién es ese chico? Estaba tan roto, tan desganado, tan cansado, que no podía ver. Estaba tan seguro de mí mismo. Pero no me daba cuenta, me estaba destruyendo.

titeressss

Mis propios miedos me han traído hasta aquí, paralizado mientras la vida sigue su curso. ¿Yo? ¿Esa persona? Me veo tan fuera de mí. ¿Reinventarme? Tengo que buscarme. Como un fantasma muevo los hilos de mi propio muñeco de alma pérdida.

Sé que estoy ahí adentro de mi propio títere, pero sigo mirando desde lejos. Posiblemente mis propios miedos me dejan atrapado aquí, miedo a no poder recuperar el camino. Todo esto me ha hecho ver la verdad, me quedaré un tiempo más, como un fantasma en mi propia vida.