Crónicas de un amor temporal I: Llegó

separator

Todas las mañanas esperando cruzarme con sus ojos azules, verla sonreír al verme y devolverle la sonrisa.
Verla ponerse colorada cuando las amigas le hacen algún comentario sobre mí, me da una ternura muy grande. Solo me dan ganas de correr a abrazarla. Pero estamos obligados a distanciarnos, frente a la mirada de superiores.
A veces, sin darme cuenta, veo que me observa detenidamente y me pongo tonto hasta torpe. Cuando nos cruzamos, siempre hay algún roce de manos disimulado. Y cuando estamos en clases, busco estar lo mas cerca que me sea posible. Lástima que solo compartimos 2 de las 11 materias.
Primera semana de acercamiento y me parece que no fue ni un día. Nunca el tiempo es suficiente para estar con ella. No somos totalmente libres y, es muy probable, que Dios y el destino nos vuelva a separar. Pero esperamos poder disfrutar todo lo que ahora tengamos.
Llegó justo cuando pensé que ya había olvidado lo qué es estar enamorado.-

Publicado con WordPress para BlackBerry.