El castigo

separator

Este es un poema de los tantos que escribí, algo oscuro y largo, pero es muy profundo. Siempre me pasa que cuando escribo algo, no me doy cuenta en el momento lo bueno que es lo escrito, pero meses después vuelvo a leerlo y, siempre, me pregunto: ¿Yo escribí eso?.

Este, trata sobre un asesino, que por fin pagara por sus pecados… leánlo, no se arepentiran.

El castigo


Algo inesperado ha pasado,

Al fuego eterno he caído.

Todo aquí es diferente,

Los días son noches largas,

Oscuras y frías.

El supremo nos ha castigado,

Nos envió a dónde las almas lloran,

Solo por no seguir sus pasos.

Y ahora arrepentido estoy,

Pero no hay marcha atrás.

Lo que todos dicen sobre este lugar,

No es verdad, es mucho peor,

Aquí el sufrimiento es cotidiano,

No hay días feriados, ni días hábiles.

Todo es igual a lo peor que pueden

Imaginar.

Los lamentos no son escuchados,

Y las plegarias no sirven de nada,

Solo son destruidas y olvidadas.

No hay religión, ni credo,

Solo falta de identidad.

Los días comienzan sin sol,

Solo el fuego eterno nos calienta.

A veces se escuchan voces,

Que parezco reconocer.

Pero el viento, fuerte y rebelde,

Se las lleva lejos de mí.

Otras veces, escuchó llantos,

Llorosos de mí pasado pecador.

De personas que yo odiaba,

Y en verdad me amaban.

Malditos prejuicios que supe crear,

Me han dado el castigo,

Que hoy me toca pagar.

Aquí no existe la muerte eterna,

Porque no se cumplen los deseos.

Todos somos queridos y maltratados,

Muertos y revividos, transparentes

Y opacos, no tenemos luz,

Pues la única que puede existir

Es la de este infierno.

Todos piensan que esto ya es el castigo,

Pero yo sé que algo peor está por venir.

Que será solo el principio del comienzo,

Que es mejor que el final.

La vida no puedo sacarme,

Como con muchos he hecho.

No puedo hacer lo que hice para llegar alto,

Soborno y corrupción no existen aquí,

Aunque son acciones siempre nombradas.

Esto no es lo que todos creen,

No es el infierno,

Aunque sé algún día allí estaré,

Esto es algo mejor,

Llamado el castigo,

El castigo de lo que alguna vez fui,

De lo que hice. Dentro de mucho,

Limpió estaré, y al infierno iré.

Pero, por ahora, el castigo es el lugar,

Donde me mantendré,

Para alcanzar la vida feliz,

De lo bien que me porté.