Otra vez el miedo

separator

Estuve pensando en dónde estabas, si ya estarás por estos lados del mundo. Estaba cansado, era otro día normal en el control aduanero… eran como las 1 am y llegó un taxy desde la frontera, varios descendieron y te vi de reojo.

Te estás dejando estar, se te notaba que hace algunos días que no volves a tu casa y parecía que recién estabas volviendo. Me puse nervioso, casi me caí pero nadie pareció darse cuenta.

Escuché que se reían, que estaban alegres quién sabe por qué, pero cuando vos bajaste, te quedaste serio, mirándome, como esperando que yo te devolviera la mirada y no lo hice. Los otros pasajeros seguían riendo y hablando entre sí, pero vos parecías tener el mundo detenido.

Mientras hacía mi trabajo, podía sentir tu mirada como cuchillas en mi cabeza. No te miré ni por un segundo, pero sabía que estabas mirándome, sabía que estabas esperando para saludarme, para hablarme, quizás para contarme algunas de las cosas que siempre me contas…

Estaba resentido. Hace semanas que no sé de vos y de repente, te apareces alegre de la vida, mientras yo estoy aquí preguntándome si realmente existe nuestra amistad, si no fue todo interés. Tengo miedo de que una vez que saldemos deudas, no vuelvas a hablarme y entonces quedaría tan solo como estoy ahora, quizás más porque no tendría ni la certeza que me buscarías.

Me parece que mientras más estoy con vos, más solo me siento.

En fin… Terminé mi trabajo, saludé al conductor y regrese a mi puesto, sin mirar atrás.